Skip to content
Contra Punteo

La Muerte y Yo

Por: Miguel Angel Tejeda

“La Parca".
Estas triste lo puedo sentir, pero no puedo hacer nada para evitarlo. Cada día me entregan este morado listado con letras precisas de albo color y debo ejecutarlo a la hora precisa en el lugar descrito en la forma y manera establecida. No me culpes, pues todos tenemos una misión y la mía aunque duele al principio es realmente noble y es de cumplimiento obligatorio.

No te culpo y sabes que no me importas- le respondí -Te he desafiado muchas veces y muchas veces me has evitado. Frente a ti nunca he tenido miedo. Eso lo sabes. Frente a ti estoy preparado para cuando toques mi alma, mi cuerpo o espíritu.

Para lo que nunca me he preparado es para que te lleves los míos, los más cercanos, los más queridos. Por eso me pongo triste en mi tristeza y desconsuelo.

No te desconsueles-me dijo-tienes que aceptar todo como viene, pues no lo invente yo. Pero si te sirve de algo cuando me dieron esta inefable tarea fui yo quien rogo porque Consuelo y Esperanza vinieran conmigo para que el dolor de la partida fuera menos prolongado y en un arrebato divino me fue concedido el dar el consuelo durante el duelo. Aunque me desafíes es un desatino porque de todas formas ahí estoy, solo que no puedo tomarte si no estás en el listado morado. Te sorprenderá saber que muchas veces he intercedido por ti…

-Apartarte de mí -le grite y ella cual si fuera una madre me abrazo y me dijo:”tranquilo, siempre estaré contigo. En verdad te digo que eres y serás más feliz que yo, pues tienes la suerte de que morirás un día y yo nunca tendré el consuelo de morir…y nunca sabré lo que es la muerte, me toca la tarea de acompañar a todos durante su vida hasta depositarlo en la tierra para su reincorporación en ese ciclo interminable de dar vida…

¿Tu misión? Le increpe agregando ¿porque no te negaste? Con semblante parsimonioso y pálido me dijo:- tú crees que todo acaba cuando llego y no es así. No te lo puedo explicar porque no puedo pasar al “después”, pero lo sé porque he visto ir y venir a muchos que son los mismos.

-Mire su cara larga y agradable en cierto sentido y la consolé pues me apenó saber que la Muerte no sentirá el descanso de morir en paz un día”.