Skip to content
Contra Punteo

Bajo el silencio de autoridades Haitianas Misioneros siguen secuestrados

HAITI.- Mas de 30 días tienen secuestrados un grupo de misioneros norteamericanos y sus familias, 17 personas en total, bajo el silencio de las autoridades haitianas.

En su última comunicación sobre el caso, el pasado 5 de noviembre, el Gobierno de EE. UU. informó que ha recibido pruebas de vida de algunos rehenes.

La Casa Blanca ha dicho y ha reiterado que no negociará con los captores, que piden un rescate de 17 millones de dólares, uno por cada uno de los secuestrados, aunque envió un equipo del FBI a Haití para encargarse del caso.

El grupo de religiosos y sus familias, entre quienes hay cinco niños, fue capturado el pasado 16 de octubre en la zona de Croix-des-Bouquets, en la periferia de Puerto Príncipe, cuando regresaba a la capital haitiana tras visitar un orfanato. Los misioneros son rehenes de la banda 400 Mawozo, una de las decenas de pandillas que se han hecho fuertes en las barriadas miserables de Puerto Príncipe y que, en este caso, se ha especializado en los secuestros colectivos para financiarse.

La congregación Christian Aid Ministries (CAM), a la que pertenece el grupo, 16 de ellos estadounidenses y un canadiense, reiteró en las últimas horas su llamamiento a la comunidad para mantener la paciencia y seguir con las oraciones.

“Mucha gente, incluyendo la administración de CAM y autoridades gubernamentales, está trabajando diligentemente para traer a casa a nuestros seres amados con seguridad”, afirmó la organización en un comunicado publicado en la web de la congregación, con sede en Ohio (EE.UU.).

Se complica la situación, según una ONG

El Centro de Análisis y de Investigación en Derechos Humanos (CARDH), una ONG que se ha especializado en seguir los casos de secuestros, reveló que los 400 Mawozo también exigen la liberación de uno de sus cabecillas, que cumple condena. “La cosa está complicada. Parece que 400 Mawozo exige la liberación de Yonyon a cambio”, dijo el director del CARDH, Gédeon Jean.